BILLETES II REPUBLICA


Proclamada la Segunda República la emisión de billetes también sufrió cambios que aunque fueron paulatinos marcaron grandes diferencias con los billetes de las tres primeras décadas del Siglo XX. Cuando se produce el decreto de 23 de julio de 1931 ya en  los billetes españoles estaban reflejados solo temas nacionales, con este decreto se pretendía que las próximas emisiones a partir de esa fecha tuvieran ya incluidas referencias a símbolos republicanos.

Mientras los billetes ordenados por la República se producían estos optaron por recoger los billetes y estampar sobre la cara de los soberanos un sello en que se leía “República Española”, esto con el fin de mantener la circulación de billetes y no paralizar la actividad comercial.

El cambio más significativo es la desaparición de los personajes y símbolos relacionados con la monarquía y la religión, manteniéndose los de personajes ilustres relacionados con la ciencia, el arte o la historia. Los  nuevos billetes no diferían gran cosa en relación a los billetes emitidos durante la monarquía, es decir, aparecía representado en el anverso un personaje y en el reverso alguna escena relacionada con este personaje.

Estos primeros años republicanos el Consejo del Banco de España aún con cierta autonomía y con marcadas diferencias con el régimen de la república comienzan a reflejar alusiones de tipo político en los billetes, no siempre claras pero si presentes, el ejemplo más notable es el de la impresión en el billete del cuadro La muerte de Lucrecia en clara alusión a la caída de la monarquía que origino la primera república.

Los mismos republicanos en las emisiones de billetes incluyen alguna referencia velada a posturas y símbolos políticos, aunque se ciñen a los principios de que los billetes deben tener personajes neutrales que puedan ser aceptados por los ciudadanos.
 
Las decisiones acerca de que personajes aparecerían en los nuevos billetes republicanos seguían siendo tomadas por el Consejo y estos incluyeron imágenes y obras de arte que según los estudiosos podrían tener referencias subliminales a la monarquía y lo religioso en esta emisión de billetes del año 1931. Para este momento la emisión de nuevos billetes seguía a cargo de la casa inglesa Bradbury & Wilkinson, también encargada de la emisión de billetes de 1935.

Los valores circulantes de billetes durante la segunda república se conservaron, siendo de 5, 25, 50, 100, 500 y 1.000 pesetas. Algunos rasgos destacables de los billetes durante este momento, como la marca de agua impresa en cada uno, en los cuales se hacía referencia a imágenes alusivas a la República, y no necesariamente al diseño protagonista representado en el anverso de cada billete.

En cuanto al billete correspondiente al valor de 25 pesetas se distingue en el anverso como figura protagonista, la efigie del pintor valenciano Vicente López, mientras que el reverso se aprecia una de las obras del pintor denominada Tobías y el ángel. La denominación de 50 pesetas se reconoce en su anverso por el busto del pintor Eduardo Rosales, y en el reverso una obra del artista llamada La muerte de Lucrecia. En correspondencia a las características apreciables en esta categoría, para el billete de 100 pesetas, se incorpora la imagen del militar renacentista Gonzalo Fernández de Córdoba, acompañado en el reverso del cuadro biográfico, El Gran Capitán, en su homenaje.

Los billetes cuyas denominaciones representaron los valores de 500 con el busto de Juan Sebastián de Elcano en el anverso y el de valor 1.000 pesetas, con la imagen de José Zorrila, como representación predominante en el anverso.

Encuentre el billete que busca

Categorías

Resetear este grupo

Subcategorías

No hay opción disponible en este grupo

Temática

No hay opción disponible en este grupo

Precio

0,00 € - 995,00 €

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.