BILLETES LOCALES Y COLONIALES


Esta categoría reúne todos los billetes emitidos en España por el Banco de España y más tarde por la Fábrica Nacional de la Moneda, además de los billetes que circularon en las colonias españolas de Filipinas, Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, desde 1803 hasta 1909, aproximadamente, situación que perduró hasta que cada uno alcanzó la independencia.

El Banco de España atravesó períodos marcados por los cambios en la denominación de la moneda, producto de la situación política y civil que vivió el país por un largo tiempo, pasando de los reales a escudos y de escudos a pesetas, cada emisión de billetes y cada época histórica marca de alguna manera la emisión de billetes.

En 1856, se establece una ley en la que el Banco de San Fernando, en el banco de España, dando facultad a establecer sus sucursales en las principales ciudades del país. Con este decreto también se permitió la pluralidad en la emisión de billetes, lo que condujo que los bancos en las provincias produjeran sus propios billetes a fin de cubrir las demandas financieras de cada provincia. Igualmente sucedió con las colonias, que realizaron cambios en la emisión de billetes según sus propios requerimientos internos.

Ello trajo a consecuencia una diversidad en los billetes, reconocidos como Españoles, variando sus tamaños, diseños, valor e imágenes impresas en anversos y reversos, según la ubicación del banco o el ente que lo emitió, algunos de ellos no llegaron a circular.

En el caso de los billetes coloniales, dependiendo de cada colonia se establecieron las regulaciones en cuanto a la imprenta del papel.

En filipinas, se crea el Banco Español Filipino de Isabell II, para la emisión de billetes no menores de 10 pesos, y no mayores a 200. Sus primeros diseños se caracterizaron por no contar con reverso, solo estaban impresos por un lado, se destacaba la figura de la reina Isabel, acompañada con la leyenda de “Banco Español Filipino”, hasta el año 1869, los valores circulantes fueron 10, 25 y 50 pesos fuertes. El diseño simple, tipo vale,  se mantuvo hasta 1904, en el cual el ahora Banco Español Filipino, cambia las dimensiones y agrega figuras importantes, orlas y detalles de seguridad.

En el  caso de Santo Domingo, después de algunos inconvenientes por la gran cantidad de billetes falsos que circularon, se llega a un acuerdo que sea España la que se encargué de la emisión de los mismos. Se imprimieron en tipografía, enumerados y firmados a mano, con sello seco de la reina Isabel II, y un sello rojo del Ministerio de Guerra y Ultramar, sin embargo resultaron de muy mala calidad.

Los valores circulantes durante aproximadamente 3 años consecutivos fueron de ½, 1, 2, 5, 15 y 25 pesos fuertes. En el caso de Puerto Rico no fue hasta el año de 1888, que el Banco Español de Puerto Rico, se encargó de la emisión de billetes circulantes, en la región, cambiando ciertos estatutos financieros, durante un plazo de 25 años, con las condiciones que sus valores no bajaran de 5 pesos ni excedieron los 200. Se caracterizan porque a partir de esta fecha se le incorpora la imagen de un cordero en representación simbólica de Puerto Rico.

Encuentre el billete que busca

Categorías

Resetear este grupo

Temática

No hay opción disponible en este grupo

Precio

5,00 € - 230,00 €

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.