BELGICA


Antes de la incorporación del euro como moneda única de circulación entre los países pertenecientes al tratado de la Unión Europea, en Bélgica, la moneda de circulación oficial fue conocida como el franco belga, equivalente al franco luxemburgués, el cual también fue válida su circulación en el país Belga.

Cuando Holanda logra independizarse, el naciente Reino de Bélgica, implementó s propio franco, estableciendo desde 1832, su propia moneda de circulación oficial, al igual que otros países europeos, el valor de las nuevas monedas circulantes, se anclaron su valor de acuerdo a la plata y el oro, siendo el responsable de la emisión de billetes el ahora Banco Nacional de Bélgica, cuya función consistió en el diseño e impresión de billetes belgas desde 1850.

En sus inicios las denominaciones oficiales consistieron en billetes de 5, 10, 20, 25, 50, 100, 250, 500 y 1.000 francos belgas. Posteriormente tras la adjudicación al Banco Nacional de Bélgica, la emisión de billetes,  se disminuyeron las denominaciones, quedando circulantes los valores de  20, 50, 100, 500 y 1.000 francos. Algunos hechos históricos, es a partir de 1970, que se mantiene sin cambios en los valores circulantes en Bélgica, siendo en definitiva hasta la aparición del euro, los valores de 100, 200, 500, 1.000, 2.000, 10.000 francos. 

Esta última serie fue dedicada a personajes artísticos belgas, o fueron parte del reservorio artístico en el país, resaltando su riqueza cultural como nación. Los retratos realistas marcaron un diseño único en los billetes de difícil falsificación además de una precisa elaboración, acompañado del hilo de seguridad y la tinta que varía según la perspectiva óptica. 

Haciendo una revisión de cada uno de los billetes podemos mencionar cada una de las características que resaltaron en las denominaciones que circularon hasta la aparición del euro. El billete de 100 francos, se destaca la figura de James Ensor en el anverso, considerado uno de los pintores más atrevidos y desafiantes del siglo XX. La denominación de 200 francos, fue utilizada para rendirle tributo Adolphe Sax, diseñador de instrumentos musicales cuyo reconocimiento mundial fue otorgado por la creación del saxofón, dándose así el jazz como un género musical único. 

Para el billete de 500 francos se agregó la imagen del reconocido pintor René Magritte, en honor a su centenario, siendo este uno de los principales representantes del surrealismo. La denominación de 1.000 francos,  en su anverso se distingue el busto Constant Permeke, pintor y escultor belga, que consiguió su fama durante los períodos entre guerras, al diferenciarse por su arte expresionista en Bélgica.  Por otra parte la denominación de 2.000 francos,  se reconoce el trabajo y obra del arquitecto Víctor Horta, pionero del movimiento Art Nouveau, que se expandió por Europa a principios de siglo XX. 

El billete de 10.000 francos fue uno de los últimos en aparecer, con un nuevo diseño en 1997, donde se destacó la figura de los reyes belgas Alberto II y Paola. A pesar que estos diseños mencionados fueron los más representativos, es conocido que tras cada serie, se incorporaron elementos nuevos a los billetes belgas.

Encuentre el billete que busca

Categorías

Resetear este grupo

Subcategorías

No hay opción disponible en este grupo

Conservación

Temática

Precio

25,00 € - 30,00 €

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.