ESTADO ESPAÑOL - 5 Centimos


Nos referiremos a las monedas acuñadas durante el período que va desde 1939 hasta 1975, bajo el gobierno de Francisco Franco, una España que venía de una guerra civil y de distintos intentos de constituirse como estado independiente de la monarquía que poseía un sistema monetario debilitado por la pérdida de sus colonias y por la guerra.

La primera medida en política monetaria del período fue la retirada de circulación de las monedas fabricadas en metales preciosos. Era costumbre desde que se instauró la peseta como unidad monetaria nacional, en 1868, acuñar las monedas en oro y plata. 

Durante la guerra civil por necesidad de circulante comienzan a fabricarse en materiales menos nobles y duraderos, el metal obtenido de la fundición de las monedas se utiliza para comenzar a reconstruir al país de los daños de la guerra. 

En 1940 se pone en circulación la moneda de 5 céntimos de peseta en aluminio, en esta se incluye el diseño de las antiguas monedas ibéricas representando en el anverso junto al año de fabricación al jinete con lanza y en el reverso se muestra el escudo de armas estado y el valor facial de la moneda, tenía un diámetro de 20 mm y un peso más ligero de apenas unos 1,25 gramos con el canto estriado. 

La moneda de aluminio de 5 céntimos fue acuñada en Madrid y contó con una tirada aproximada de unos 202.106.760 ejemplares en 1941. Se le atribuye el modelo para su fabricación en la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre (FNMT) al jefe de grabado para la época Carlos Mingo.

Las monedas de aluminio resultaban muy frágiles y de fácil deterioro, razón por la cual la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre (FNMT) siguió experimentando con distintas aleaciones hasta conseguir una más conveniente que estuvo compuesta por una aleación que contenía cobre y aluminio en una proporción 90:10 más resistente y duradera.

Esta moneda se acuñó en cuatro emisiones los años 1940, 1941, 1945 y 1953 manteniendo el diseño original, es importante señalar que para esta denominación no se agregó el busto de Francisco Franco, como sí sucedió con el resto de denominaciones.

La moneda de 5 céntimos era popularmente conocida como perra chica, este apodo se atribuye a que las primeras monedas de bronce con esta denominación tenían en el reverso la imagen de un león que la población confundía con un perro, se le denominaba chica de acuerdo a la denominación facial con respecto a la moneda de 10 céntimos de peseta, conocida como perra gorda. 

Debido a la fragilidad y poca resistencia del aluminio, éstas tuvieron una vida útil muy reducida si se compara con la de sus antecesoras fabricadas en bronce.

Con la reforma monetaria que se hizo necesaria en el año 1958 a causa de la creciente inflación fueron emitidas monedas de mayor valor dejando prácticamente fuera de uso las monedas de valores tan bajos como las de 5 y 10 céntimos, aunque estas siguieron teniendo valor legal hasta 1997. 

Filtre entre más de 4500 referencias

Categorías

Resetear este grupo

Precio

0,00 € - 55,00 €

Metal

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.