MONEDA VISIGODAS


La historia visigoda en España se da entre los siglos V y principios del VIII, durante esta época de grandes cambios entre ellos, lo que se dio a llamar la ruralización, a causa de las invasiones germánicas el comercio y las actividades artesanales se vieron afectadas, a medida que los visigodos penetraban el territorio de la entonces Hispania las condiciones económicas y sociales iban cambiando en relación al apogeo durante el Imperio Romano.
La organización territorial y administrativa conservaban mucho del modelo romano, uno de sus reyes Leovigildo fundador de la Monarquía Visigoda en Hispania comenzó a utilizar símbolos característicos de las monarquías como el cetro y la corona.
Las nuevas emisiones de las monedas fueron acuñadas en las cecas que habían creado y utilizado los romanos, las nuevas monedas llamadas Trientes llevan inscrita la palabra REX cuyo significado es rey, seguida por el nombre del monarca. Los trientes se comienzan a cambiar dejando de lado los diseños seguidora por los romanos y creando los suyos propios.
El sucesor de Leovigildo fue Recaredo I quien se convirtió al cristianismo y cuyo bajo reinado la moneda visigoda sufrió los mayores cambios, una vez libres de la influencia romana la acuñación de sus monedas llevaban el torso de sus propios monarcas, las monedas más destacadas en esta época eran el sólido y el tremís, ambas de oro. A medida que se iba consolidando el reino visigodo en Hispania la producción de monedas fue creciendo con sus propias características.
La nueva época en emisión de las monedas visigodas está ligada a Leovigildo que aunque en un principio siguió acuñando monedas romanas en poco tiempo probo con las propias, estas primeras monedas fueron una suerte de prueba para evaluar como serian recibidas por la población sin la imagen del emperador.
Las alusiones al imperio romano fueron desapareciendo hasta ser sustituido por el busto del rey con el nombre de este y la palabra rey anteponiéndosele. También en esta época algunos reinos que querían independizarse produjeron sus propias monedas cuya mayor diferencia era el nombre del rey rebelde., como acuñar una monedad e oro solo era permitido al emperador los rebeldes lo hacían como prueba de poder y de independencia.
Cuando asciende al reinado Recaredo ya la emisión de monedas se limitaba al tremís y en estos se veían reflejadas en el anverso la palabra rey y el nombre del monarca y en el reverso las siglas DN que significan Dominus Noster, además del nombre de la ceca, siempre en caracteres latinos.
En algunos casos ya más tarde en ese periodo en el reverso de la moneda se hace mención al príncipe heredero con esta acuñación en la que el heredero es puesto en el anverso y sin corona se cree que es una clara referencia al fin de la relación con el imperio romano y una declaración de independencia. También se acuñan monedas que hacen referencias históricas como las victorias militares.

Filtre entre más de 4500 referencias

Categorías

No hay opción disponible en este grupo

Resetear este grupo

Precio

No hay opción disponible en este grupo

Conservación

No hay opción disponible en este grupo

Metal

No hay opción disponible en este grupo

Periodo

No hay opción disponible en este grupo

Emperador

No hay opción disponible en este grupo

Temática

No hay opción disponible en este grupo

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.