ALBERTO E ISABEL (1598 - 1621)


Isabel Clara Eugenia recibe en mayo de 1598 la cesión de soberanía de una parte de los Países Bajos, esta contraería matrimonio con el archiduque Alberto de Austria, algunas condiciones se imponen para esta sesión, destacando que de no tener descendencia la soberanía de la región volvería a España.

Los soberanos hacen esfuerzos de proveer de un sistema monetario estable a sus territorios, se evidencian dos periodos claros en relación con las monedas Alberto e Isabel (1598-1621). 

Un primer periodo donde el florín se estrena junto a sus subdivisiones que se acuñaron en plata, mientras que los ducados en oro, la tipografía del anverso muestra los reyes de perfil con sus rostros enfrentados, el nombre de ambos y en el reverso el escudo coronado acompañados con la fecha de emisión.

Rápidamente los florines son sustituidos por el real, esta vez con los monarcas mirando a la izquierda, el fracaso de este modelo monetario da paso al segundo periodo en 1612 que introduce los soberanos acuñados en oro y los patagons en plata al que se le une el ducatón, también en plata, en 1618.

Las monedas Alberto e Isabel (1598-1621) prescinden de leyendas de tipo religioso y solo incluyen los nombres de los archiduques y sus títulos, los tipos escogidos para acuñar el soberano de oro incluye a ambos monarcas sentados en su trono para el anverso, manteniendo el escudo en el reverso.

En el ducatón de plata se les representa en un busto mirando a la derecha para la parte frontal y en el reverso el escudo con leones recostados a cada lado, mientras que el patagons mostraba en su anverso la Cruz de San Andrés y en la cara opuesta un escudo rodeado del toisón de oro.

Se consideran las monedas de mayor belleza en los Países Bajos.

Filtre entre más de 4500 referencias

Usamos cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Aceptando este aviso, estás aceptando nuestra política de
cookies. Puedes consultar nuestras políticas en este enlace.